Otro

Calimocho en Bar Carrera

Calimocho en Bar Carrera



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Soda en vino? Sabe bien.

Arthur Bovino

Media jarra de Kalimoxto ($ 15) en el Bar Carrera de Nueva York.

Mezclar soda y es posible que el vino no sea lo primero que se le ocurra cuando se busca algo diferente para tomar en el bar, pero es una variación agradable del cóctel de vino para aquellos que se han cansado de la sangría.

: Calimocho es una mezcla 50/50 de vino tinto y Coca-Cola. La carbonatación de la soda en realidad se disipa con bastante rapidez y el sabor de la cola corta los taninos del vino. El resultado es una bebida ligeramente dulce y agradablemente refrescante.

: Supuestamente, el Calimocho (del vasco Kalimoxto), se originó en Algorta, España, como una creación de un vendedor de bebidas que estaba vendiendo vino en un festival en 1972. Cuando descubrió que su vino estaba apagado, lo mezcló con Coca-Cola. para enmascarar la fermentación. La bebida se convirtió en un éxito. Se dice que se ha convertido en la bebida preferida de los adolescentes españoles que buscan un zumbido dulce y barato.


La maravillosa y extraña historia de Kalimotxo y por qué a los bartenders les encanta

Hace años, estaba sentado en una cena elegante para periodistas que cubren el vino. Mientras el sumiller me servía una copa, una mujer al otro lado de la mesa opinó sobre los vinos de Borgoña "grandes y hermosos", y luego compartió con horror una práctica que había observado en el extranjero mientras viajaba por China: "Los están mezclando con Coca-Cola . "

Aunque no es una bebida china, la mujer se refería a un concepto que tiene un gran número de seguidores en España llamado kalimotxo.

Kalimotxo (pronunciado ya veces llamado calimocho), es un "cóctel" de dos ingredientes que consiste en una proporción de uno a uno de vino tinto y Coca-Cola sobre hielo. Originaria de España en la década de 1920, la bebida dulce y fácil está experimentando un cierto resurgimiento en los Estados Unidos, con bartenders y expertos en vinos que introducen versiones de la bebida en los menús de cualquier lugar, desde Pensilvania hasta Texas.

Este es el último sacacorchos que comprará

Rand Egbert, gerente general de Kalimotxo, un bar en Austin, Texas, se encontró por primera vez con kalimotxo en la región vasca de España, mientras vivía con la familia de un amigo en Valencia. Eventualmente inspiraría el nombre de su bar.

Estar inmerso en la cultura local significaba comer y beber como un lugareño, dice Egbert. “La mayoría de los días, a primera hora de la tarde, mis amigos y yo pasábamos el rato en las hermosas plazas antiguas de la ciudad, bebiendo, comiendo patatas fritas, aceitunas y embutidos”, dice Egbert. “Fue durante este tiempo que mis amigos y yo solíamos beber kalimotxo. Era una bebida perfecta para esa hora del día, con bocadillos ”.

Si no kalimotxo, sus amigos tomarían Tinto de Verano. “[Es] el mismo cóctel, pero con Fanta de limón o naranja en lugar de Coca-Cola”, dice Egbert, quien luego obtuvo una certificación avanzada de WSET.

Los "feos" comienzos de Kalimotxo

“El Kalimotxo se disfruta en España desde la década de 1920, pero no se hizo popular y no encontró su homónimo actual hasta la década de 1970, cuando se sirvió en un festival en Getxo, España [en] el País Vasco”, dice Egbert. Como muchos brebajes centenarios, la idea de mezclar vino con Coca-Cola era que la dulzura almibarada de la Coca-Cola enmascara los defectos del vino. Los defectos en el vino pueden deberse a un mal almacenamiento y a estar expuesto al aire (oxidado), a sobrecalentarse o simplemente a no estar muy bien elaborado.

“Los organizadores del evento tenían miles de litros de vino con un sabor desagradable y necesitaban una forma de rescatarlos. Para salvar el evento, decidieron servirlo con Coca-Cola, y al público le encantó ”, dice Egbert. La bebida lleva el nombre de uno de los organizadores del festival llamado Kalimero, o "Kali" para abreviar. “Se le conocía como un hombre poco atractivo, por lo que agregaron la palabra vasca para feo, 'motxo'”, dice Egbert. “Así nació 'kalimotxo'”.

Giros modernos en Kalimotxo

Los fanáticos del kalimotxo aprecian su simplicidad relajada y su perfil de sabor (dulce de Coca-Cola con un poco de acidez del vino tinto para equilibrar), así como su capacidad de beber baja en alcohol.

"Las bebidas con bajo contenido de alcohol alcohólico han crecido en popularidad en los últimos dos años, por una buena razón: son refrescantes, llenas de sabor, y puede tomar algunas sin ningún problema", dice Egbert.

Nicole Battle, directora del restaurante DiAnoia & # 8217s Eatery de Pittsburgh, también probó su primer kalimotxo en el extranjero. Con el tiempo, un cóctel inspirado en Kalimotxo llegaría al menú del restaurante DiAnoia's Eatery, un restaurante italiano tradicional. "No estaba muy interesado en la idea de la bebida, pero pensé para mí mismo, cuando estaba en España", dice Battle. En DiAnoia's, la versión de Battle agrega un toque italiano: Fernet Branca.

“La combinación de Fernet, vainilla, café y crema de cacao es similar a la cola”, explica. Para agregar carbonatación, eligió Gragano Vino, un vino tinto espumoso similar a un Lambrusco tradicional.

Mientras tanto, Egbert abraza el calor tejano para su "toque" - kalimotxo helado. Eligió este formato “porque es divertido y caluroso aquí en Texas”, dice. Por supuesto, no es tan fácil como parece. “Para servirlo congelado, debes usar jarabe de Coca-Cola para obtener la textura y el sabor correctos”, dice, y agrega: “Al preparar bebidas congeladas, debes tener el contenido de azúcar adecuado o la bebida puede convertirse en hielo. Nuestra versión congelada es excelente, porque no es demasiado dulce y puedes probar los dos ingredientes principales ".

En cuanto a Battle, el atractivo es sencillo: "¿Quién diría que algo tan simple y extraño podría ser tan maravillosamente refrescante?"

La receta de la tentación amarga

Crédito: DiAnoia & # 8217s Eatery

Desarrollado por: Nicole Battle
Fotos: Cortesía de DiAnoia & # 8217s Eatery

1 onza de café frío
¾ onza de Fernet Branca
¾ onza de sirope de vainilla
½ onza Tempus Fugit Creme de Cacao
1 onza de vino de Gragnano

1. Mezcle todos los ingredientes excepto Gragnano (o vino tinto espumoso) en un recipiente para mezclar.
2. Colar sobre un cubito de hielo de 2 pulgadas.
3. Coloca el vino encima.


La maravillosa y extraña historia de Kalimotxo y por qué a los bartenders les encanta

Hace años, estaba sentado en una cena elegante para periodistas que cubren el vino. Mientras el sommelier me servía una copa, una mujer al otro lado de la mesa opinó sobre los vinos de Borgoña "grandes y hermosos", y luego compartió con horror una práctica que había observado en el extranjero mientras viajaba por China: "Los están mezclando con Coca-Cola . "

Aunque no es una bebida china, la mujer se refería a un concepto que tiene un seguimiento masivo en España llamado kalimotxo.

Kalimotxo (pronunciado ya veces llamado calimocho), es un “cóctel” de dos ingredientes que consiste en una proporción de uno a uno de vino tinto y Coca-Cola sobre hielo. Originaria de España en la década de 1920, la bebida dulce y fácil está experimentando un cierto resurgimiento en los Estados Unidos, con bartenders y expertos en vino que introducen versiones de la bebida en los menús de cualquier lugar, desde Pensilvania hasta Texas.

Este es el último sacacorchos que comprará

Rand Egbert, gerente general de Kalimotxo, un bar en Austin, Texas, se encontró por primera vez con kalimotxo en la región vasca de España, mientras vivía con la familia de un amigo en Valencia. Eventualmente inspiraría el nombre de su bar.

Estar inmerso en la cultura local significaba comer y beber como un lugareño, dice Egbert. “La mayoría de los días, a primera hora de la tarde, mis amigos y yo pasábamos el rato en las hermosas plazas antiguas de la ciudad, bebiendo, comiendo patatas fritas, aceitunas y embutidos”, dice Egbert. “Fue durante este tiempo que mis amigos y yo solíamos beber kalimotxo. Era una bebida perfecta para esa hora del día, con bocadillos ”.

Si no kalimotxo, sus amigos tomarían Tinto de Verano. “[Es] el mismo cóctel, pero con Fanta de limón o naranja en lugar de Coca-Cola”, dice Egbert, quien luego obtuvo una certificación avanzada de WSET.

Los "feos" comienzos de Kalimotxo

“El Kalimotxo se disfruta en España desde la década de 1920, pero no se hizo popular y no encontró su homónimo actual hasta la década de 1970, cuando se sirvió en un festival en Getxo, España [en] el País Vasco”, dice Egbert. Como muchos brebajes centenarios, la idea de mezclar vino con Coca-Cola era que la dulzura almibarada de la Coca-Cola enmascara los defectos del vino. Los defectos en el vino pueden deberse a un mal almacenamiento y a estar expuesto al aire (oxidado), a sobrecalentarse o simplemente a no estar muy bien elaborado.

“Los organizadores del evento tenían miles de litros de vino con un sabor desagradable y necesitaban una forma de rescatarlos. Para salvar el evento, decidieron servirlo con Coca-Cola, y al público le encantó ”, dice Egbert. La bebida lleva el nombre de uno de los organizadores del festival llamado Kalimero, o "Kali" para abreviar. “Se le conocía como un hombre poco atractivo, por lo que agregaron la palabra vasca para feo, 'motxo'”, dice Egbert. “Así nació 'kalimotxo'”.

Giros modernos en Kalimotxo

Los fanáticos del kalimotxo aprecian su simplicidad relajada y su perfil de sabor (dulce de Coca-Cola con un poco de acidez del vino tinto para equilibrar), así como su capacidad de beber baja en alcohol.

"Las bebidas con bajo contenido de alcohol alcohólico han crecido en popularidad en los últimos dos años, por una buena razón: son refrescantes, llenas de sabor, y puede tomar algunas sin ningún problema", dice Egbert.

Nicole Battle, directora del restaurante DiAnoia & # 8217s Eatery de Pittsburgh, también probó su primer kalimotxo en el extranjero. Con el tiempo, un cóctel inspirado en Kalimotxo llegaría al menú del restaurante DiAnoia's Eatery, un restaurante italiano tradicional. "No estaba muy interesado en la idea de la bebida, pero pensé para mí mismo, cuando estaba en España", dice Battle. En DiAnoia's, la versión de Battle agrega un toque italiano: Fernet Branca.

“La combinación de Fernet, vainilla, café y crema de cacao es similar a la cola”, explica. Para agregar carbonatación, eligió Gragano Vino, un vino tinto espumoso similar a un Lambrusco tradicional.

Mientras tanto, Egbert abraza el calor tejano para su "toque" - kalimotxo helado. Eligió este formato “porque es divertido y caluroso aquí en Texas”, dice. Por supuesto, no es tan fácil como parece. “Para servirlo congelado, debes usar jarabe de Coca-Cola para obtener la textura y el sabor correctos”, dice, y agrega: “Al preparar bebidas congeladas, debes tener el contenido de azúcar adecuado o la bebida puede convertirse en hielo. Nuestra versión congelada es excelente, porque no es demasiado dulce y puedes probar los dos ingredientes principales ".

En cuanto a Battle, el atractivo es sencillo: "¿Quién diría que algo tan simple y extraño podría ser tan maravillosamente refrescante?"

La receta de la tentación amarga

Crédito: DiAnoia & # 8217s Eatery

Desarrollado por: Nicole Battle
Fotos: Cortesía de DiAnoia & # 8217s Eatery

1 onza de café frío
¾ onza de Fernet Branca
¾ onza de sirope de vainilla
½ onza Tempus Fugit Creme de Cacao
1 onza de vino de Gragnano

1. Mezcle todos los ingredientes excepto Gragnano (o vino tinto espumoso) en un recipiente para mezclar.
2. Colar sobre un cubito de hielo de 2 pulgadas.
3. Coloca el vino encima.


La maravillosa y extraña historia de Kalimotxo y por qué a los bartenders les encanta

Hace años, estaba sentado en una cena elegante para periodistas que cubren el vino. Mientras el sumiller me servía una copa, una mujer al otro lado de la mesa opinó sobre los vinos de Borgoña "grandes y hermosos", y luego compartió con horror una práctica que había observado en el extranjero mientras viajaba por China: "Los están mezclando con Coca-Cola . "

Aunque no es una bebida china, la mujer se refería a un concepto que tiene un seguimiento masivo en España llamado kalimotxo.

Kalimotxo (pronunciado ya veces llamado calimocho), es un "cóctel" de dos ingredientes que consiste en una proporción de uno a uno de vino tinto y Coca-Cola sobre hielo. Originaria de España en la década de 1920, la bebida dulce y fácil está experimentando un cierto resurgimiento en los Estados Unidos, con bartenders y expertos en vino que introducen versiones de la bebida en los menús de cualquier lugar, desde Pensilvania hasta Texas.

Este es el último sacacorchos que comprará

Rand Egbert, gerente general de Kalimotxo, un bar en Austin, Texas, se encontró por primera vez con kalimotxo en la región vasca de España, mientras vivía con la familia de un amigo en Valencia. Eventualmente inspiraría el nombre de su bar.

Estar inmerso en la cultura local significaba comer y beber como un lugareño, dice Egbert. “La mayoría de los días, a primera hora de la tarde, mis amigos y yo solíamos pasar el rato en las hermosas plazas antiguas de la ciudad, bebiendo, comiendo patatas fritas, aceitunas y embutidos”, dice Egbert. “Fue durante este tiempo que mis amigos y yo solíamos beber kalimotxo. Era una bebida perfecta para esa hora del día, con bocadillos ”.

Si no kalimotxo, sus amigos tomarían Tinto de Verano. “[Es] el mismo cóctel, pero con Fanta de limón o naranja en lugar de Coca-Cola”, dice Egbert, quien luego obtuvo una certificación avanzada de WSET.

Los "feos" comienzos de Kalimotxo

“El Kalimotxo se disfruta en España desde la década de 1920, pero no se hizo popular y no encontró su homónimo actual hasta la década de 1970, cuando se sirvió en un festival en Getxo, España [en] el País Vasco”, dice Egbert. Como muchos brebajes centenarios, la idea de mezclar vino con Coca-Cola era que la dulzura almibarada de la Coca-Cola enmascara los defectos del vino. Los defectos en el vino pueden deberse a un mal almacenamiento y a estar expuesto al aire (oxidado), a sobrecalentarse o simplemente a no estar muy bien elaborado.

“Los organizadores del evento tenían miles de litros de vino con un sabor desagradable y necesitaban una forma de rescatarlos. Para salvar el evento, decidieron servirlo con Coca-Cola, y al público le encantó ”, dice Egbert. La bebida lleva el nombre de uno de los organizadores del festival llamado Kalimero, o "Kali" para abreviar. “Se le conocía como un hombre poco atractivo, por lo que agregaron la palabra vasca para feo, 'motxo'”, dice Egbert. “Así nació 'kalimotxo'”.

Giros modernos en Kalimotxo

Los fanáticos del kalimotxo aprecian su simplicidad relajada y su perfil de sabor (dulce de Coca-Cola con un poco de acidez del vino tinto para mantener el equilibrio), así como su capacidad de beber baja en alcohol.

“Las bebidas con bajo contenido de alcohol alcohólico han ganado mucha popularidad en los últimos dos años, por una buena razón: son refrescantes, llenas de sabor y puedes tomar algunas sin ningún problema”, dice Egbert.

Nicole Battle, directora del restaurante DiAnoia & # 8217s Eatery de Pittsburgh, también probó su primer kalimotxo en el extranjero. Con el tiempo, un cóctel inspirado en Kalimotxo llegaría al menú del restaurante DiAnoia's Eatery, un restaurante italiano tradicional. "No estaba muy interesado en la idea de la bebida, pero pensé para mí mismo, cuando estaba en España", dice Battle. En DiAnoia's, la versión de Battle agrega un toque italiano: Fernet Branca.

“La combinación de Fernet, vainilla, café y crema de cacao es similar a la cola”, explica. Para agregar carbonatación, eligió Gragano Vino, un vino tinto espumoso similar a un Lambrusco tradicional.

Mientras tanto, Egbert abraza el calor tejano para su "toque" - kalimotxo helado. Eligió este formato “porque es divertido y caluroso aquí en Texas”, dice. Por supuesto, no es tan fácil como parece. “Para servirlo congelado, debes usar jarabe de Coca-Cola para obtener la textura y el sabor correctos”, dice, y agrega: “Al preparar bebidas congeladas, debes tener el contenido de azúcar adecuado o la bebida puede convertirse en hielo. Nuestra versión congelada es excelente, porque no es demasiado dulce y puedes probar los dos ingredientes principales ".

En cuanto a Battle, el atractivo es sencillo: "¿Quién diría que algo tan simple y extraño podría ser tan maravillosamente refrescante?"

La receta de la tentación amarga

Crédito: DiAnoia & # 8217s Eatery

Desarrollado por: Nicole Battle
Fotos: Cortesía de DiAnoia & # 8217s Eatery

1 onza de café frío
¾ onza de Fernet Branca
¾ onza de sirope de vainilla
½ onza Tempus Fugit Creme de Cacao
1 onza de vino de Gragnano

1. Mezcle todos los ingredientes excepto Gragnano (o vino tinto espumoso) en un recipiente para mezclar.
2. Colar sobre un cubito de hielo de 2 pulgadas.
3. Coloca el vino encima.


La maravillosa y extraña historia de Kalimotxo y por qué a los bartenders les encanta

Hace años, estaba sentado en una cena elegante para periodistas que cubren el vino. Mientras el sommelier me servía una copa, una mujer al otro lado de la mesa opinó sobre los vinos de Borgoña "grandes y hermosos", y luego compartió con horror una práctica que había observado en el extranjero mientras viajaba por China: "Los están mezclando con Coca-Cola . "

Aunque no es una bebida china, la mujer se refería a un concepto que tiene un seguimiento masivo en España llamado kalimotxo.

Kalimotxo (pronunciado ya veces llamado calimocho), es un "cóctel" de dos ingredientes que consiste en una proporción de uno a uno de vino tinto y Coca-Cola sobre hielo. Originaria de España en la década de 1920, la bebida dulce y fácil está experimentando un cierto resurgimiento en los Estados Unidos, con bartenders y expertos en vinos que introducen versiones de la bebida en los menús de cualquier lugar, desde Pensilvania hasta Texas.

Este es el último sacacorchos que comprará

Rand Egbert, gerente general de Kalimotxo, un bar en Austin, Texas, se encontró por primera vez con kalimotxo en la región vasca de España, mientras vivía con la familia de un amigo en Valencia. Eventualmente inspiraría el nombre de su bar.

Estar inmerso en la cultura local significaba comer y beber como un lugareño, dice Egbert. “La mayoría de los días, a primera hora de la tarde, mis amigos y yo solíamos pasar el rato en las hermosas plazas antiguas de la ciudad, bebiendo, comiendo patatas fritas, aceitunas y embutidos”, dice Egbert. “Fue durante este tiempo que mis amigos y yo solíamos beber kalimotxo. Era una bebida perfecta para esa hora del día, con bocadillos ”.

Si no kalimotxo, sus amigos tomarían Tinto de Verano. “[Es] el mismo cóctel, pero con Fanta de limón o naranja en lugar de Coca-Cola”, dice Egbert, quien luego obtuvo una certificación avanzada de WSET.

Los "feos" comienzos de Kalimotxo

“El Kalimotxo se disfruta en España desde la década de 1920, pero no se hizo popular y no encontró su homónimo actual hasta la década de 1970, cuando se sirvió en un festival en Getxo, España [en] el País Vasco”, dice Egbert. Como muchos brebajes centenarios, la idea de mezclar vino con Coca-Cola era que la dulzura almibarada de la Coca-Cola enmascara los defectos del vino. Los defectos en el vino pueden deberse a un mal almacenamiento y a estar expuesto al aire (oxidado), a sobrecalentarse o simplemente a no estar muy bien elaborado.

“Los organizadores del evento tenían miles de litros de vino con un sabor desagradable y necesitaban una forma de rescatarlos. Para salvar el evento, decidieron servirlo con Coca-Cola, y al público le encantó ”, dice Egbert. La bebida lleva el nombre de uno de los organizadores del festival llamado Kalimero, o "Kali" para abreviar. “Se le conocía como un hombre poco atractivo, por lo que agregaron la palabra vasca para feo, 'motxo'”, dice Egbert. “Así nació 'kalimotxo'”.

Giros modernos en Kalimotxo

Los fanáticos del kalimotxo aprecian su simplicidad relajada y su perfil de sabor (dulce de Coca-Cola con un poco de acidez del vino tinto para equilibrar), así como su capacidad de beber baja en alcohol.

"Las bebidas con bajo contenido de alcohol alcohólico han crecido en popularidad en los últimos dos años, por una buena razón: son refrescantes, llenas de sabor, y puede tomar algunas sin ningún problema", dice Egbert.

Nicole Battle, directora de la casa en el restaurante DiAnoia & # 8217s Eatery de Pittsburgh, también probó su primer kalimotxo en el extranjero. Con el tiempo, un cóctel inspirado en Kalimotxo llegaría al menú del restaurante DiAnoia's Eatery, un restaurante italiano tradicional. "No estaba muy interesado en la idea de la bebida, pero pensé para mí mismo, cuando estaba en España", dice Battle. En DiAnoia's, la versión de Battle agrega un toque italiano: Fernet Branca.

“La combinación de Fernet, vainilla, café y crema de cacao es similar a la cola”, explica. Para agregar carbonatación, eligió Gragano Vino, un vino tinto espumoso similar a un Lambrusco tradicional.

Mientras tanto, Egbert abraza el calor tejano para su "toque" - kalimotxo helado. Eligió este formato “porque es divertido y caluroso aquí en Texas”, dice. Por supuesto, no es tan fácil como parece. “Para servirlo congelado, debes usar jarabe de Coca-Cola para obtener la textura y el sabor correctos”, dice, y agrega: “Al preparar bebidas congeladas, debes tener el contenido de azúcar adecuado o la bebida puede convertirse en hielo. Nuestra versión congelada es excelente, porque no es demasiado dulce y puedes probar los dos ingredientes principales ".

En cuanto a Battle, el atractivo es sencillo: "¿Quién diría que algo tan simple y extraño podría ser tan maravillosamente refrescante?"

La receta de la tentación amarga

Crédito: DiAnoia & # 8217s Eatery

Desarrollado por: Nicole Battle
Fotos: Cortesía de DiAnoia & # 8217s Eatery

1 onza de café frío
¾ onza de Fernet Branca
¾ onza de sirope de vainilla
½ onza Tempus Fugit Creme de Cacao
1 onza de vino de Gragnano

1. Mezcle todos los ingredientes excepto Gragnano (o vino tinto espumoso) en un recipiente para mezclar.
2. Colar sobre un cubito de hielo de 2 pulgadas.
3. Coloca el vino encima.


La maravillosa y extraña historia de Kalimotxo y por qué a los bartenders les encanta

Hace años, estaba sentado en una cena elegante para periodistas que cubren el vino. Mientras el sumiller me servía una copa, una mujer al otro lado de la mesa opinó sobre los vinos de Borgoña "grandes y hermosos", y luego compartió con horror una práctica que había observado en el extranjero mientras viajaba por China: "Los están mezclando con Coca-Cola . "

Aunque no es una bebida china, la mujer se refería a un concepto que tiene un seguimiento masivo en España llamado kalimotxo.

Kalimotxo (pronunciado ya veces llamado calimocho), es un “cóctel” de dos ingredientes que consiste en una proporción de uno a uno de vino tinto y Coca-Cola sobre hielo. Originaria de España en la década de 1920, la bebida dulce y fácil está experimentando un cierto resurgimiento en los Estados Unidos, con bartenders y expertos en vino que introducen versiones de la bebida en los menús de cualquier lugar, desde Pensilvania hasta Texas.

Este es el último sacacorchos que comprará

Rand Egbert, gerente general de Kalimotxo, un bar en Austin, Texas, se encontró por primera vez con kalimotxo en la región vasca de España, mientras vivía con la familia de un amigo en Valencia. Eventualmente inspiraría el nombre de su bar.

Estar inmerso en la cultura local significaba comer y beber como un lugareño, dice Egbert. “La mayoría de los días, a primera hora de la tarde, mis amigos y yo pasábamos el rato en las hermosas plazas antiguas de la ciudad, bebiendo, comiendo patatas fritas, aceitunas y embutidos”, dice Egbert. “Fue durante este tiempo que mis amigos y yo solíamos beber kalimotxo. Era una bebida perfecta para esa hora del día, con bocadillos ”.

Si no kalimotxo, sus amigos tomarían Tinto de Verano. “[Es] el mismo cóctel, pero con Fanta de limón o naranja en lugar de Coca-Cola”, dice Egbert, quien luego obtuvo una certificación avanzada de WSET.

Los "feos" comienzos de Kalimotxo

“El Kalimotxo se disfruta en España desde la década de 1920, pero no se hizo popular y no encontró su homónimo actual hasta la década de 1970, cuando se sirvió en un festival en Getxo, España [en] el País Vasco”, dice Egbert. Como muchos brebajes centenarios, la idea de mezclar vino con Coca-Cola era que la dulzura almibarada de la Coca-Cola enmascara los defectos del vino. Los defectos en el vino pueden deberse a un mal almacenamiento y a estar expuesto al aire (oxidado), a sobrecalentarse o simplemente a no estar muy bien elaborado.

“Los organizadores del evento tenían miles de litros de vino con un sabor desagradable y necesitaban una forma de rescatarlos. Para salvar el evento, decidieron servirlo con Coca-Cola, y al público le encantó ”, dice Egbert. La bebida lleva el nombre de uno de los organizadores del festival llamado Kalimero, o "Kali" para abreviar. “Se le conocía como un hombre poco atractivo, por lo que agregaron la palabra vasca para feo, 'motxo'”, dice Egbert. “Así nació 'kalimotxo'”.

Giros modernos en Kalimotxo

Los fanáticos del kalimotxo aprecian su simplicidad relajada y su perfil de sabor (dulce de Coca-Cola con un poco de acidez del vino tinto para mantener el equilibrio), así como su capacidad de beber baja en alcohol.

"Las bebidas con bajo contenido de alcohol alcohólico han crecido en popularidad en los últimos dos años, por una buena razón: son refrescantes, llenas de sabor, y puede tomar algunas sin ningún problema", dice Egbert.

Nicole Battle, directora del restaurante DiAnoia & # 8217s Eatery de Pittsburgh, también probó su primer kalimotxo en el extranjero. Con el tiempo, un cóctel inspirado en Kalimotxo llegaría al menú del restaurante DiAnoia's Eatery, un restaurante italiano tradicional. "No estaba muy interesado en la idea de la bebida, pero pensé para mí mismo, cuando estaba en España", dice Battle. En DiAnoia's, la versión de Battle agrega un toque italiano: Fernet Branca.

“La combinación de Fernet, vainilla, café y crema de cacao es similar a la cola”, explica. Para agregar carbonatación, eligió Gragano Vino, un vino tinto espumoso similar a un Lambrusco tradicional.

Mientras tanto, Egbert abraza el calor tejano para su "toque" - kalimotxo helado. Eligió este formato “porque es divertido y caluroso aquí en Texas”, dice. Por supuesto, no es tan fácil como parece. “Para servirlo congelado, debes usar jarabe de Coca-Cola para obtener la textura y el sabor correctos”, dice, y agrega: “Al preparar bebidas congeladas, debes tener el contenido de azúcar adecuado o la bebida puede convertirse en hielo. Nuestra versión congelada es excelente, porque no es demasiado dulce y puedes probar los dos ingredientes principales ".

En cuanto a Battle, el atractivo es sencillo: "¿Quién diría que algo tan simple y extraño podría ser tan maravillosamente refrescante?"

La receta de la tentación amarga

Crédito: DiAnoia & # 8217s Eatery

Desarrollado por: Nicole Battle
Fotos: Cortesía de DiAnoia & # 8217s Eatery

1 onza de café frío
¾ onza de Fernet Branca
¾ onza de sirope de vainilla
½ onza Tempus Fugit Creme de Cacao
1 onza de vino de Gragnano

1. Mezcle todos los ingredientes excepto Gragnano (o vino tinto espumoso) en un recipiente para mezclar.
2. Colar sobre un cubito de hielo de 2 pulgadas.
3. Coloca el vino encima.


La maravillosa y extraña historia de Kalimotxo y por qué a los bartenders les encanta

Hace años, estaba sentado en una cena elegante para periodistas que cubren el vino. Mientras el sommelier me servía una copa, una mujer al otro lado de la mesa opinó sobre los vinos de Borgoña "grandes y hermosos", y luego compartió con horror una práctica que había observado en el extranjero mientras viajaba por China: "Los están mezclando con Coca-Cola . "

Aunque no es una bebida china, la mujer se refería a un concepto que tiene un gran número de seguidores en España llamado kalimotxo.

Kalimotxo (pronunciado ya veces llamado calimocho), es un "cóctel" de dos ingredientes que consiste en una proporción de uno a uno de vino tinto y Coca-Cola sobre hielo. Originaria de España en la década de 1920, la bebida dulce y fácil está experimentando un cierto resurgimiento en los Estados Unidos, con bartenders y expertos en vinos que introducen versiones de la bebida en los menús de cualquier lugar, desde Pensilvania hasta Texas.

Este es el último sacacorchos que comprará

Rand Egbert, gerente general de Kalimotxo, un bar en Austin, Texas, se encontró por primera vez con kalimotxo en la región vasca de España, mientras vivía con la familia de un amigo en Valencia. Eventualmente inspiraría el nombre de su bar.

Estar inmerso en la cultura local significaba comer y beber como un lugareño, dice Egbert. “La mayoría de los días, a primera hora de la tarde, mis amigos y yo pasábamos el rato en las hermosas plazas antiguas de la ciudad, bebiendo, comiendo patatas fritas, aceitunas y embutidos”, dice Egbert. “Fue durante este tiempo que mis amigos y yo solíamos beber kalimotxo. Era una bebida perfecta para esa hora del día, con bocadillos ”.

Si no kalimotxo, sus amigos tomarían Tinto de Verano. “[Es] el mismo cóctel, pero con Fanta de limón o naranja en lugar de Coca-Cola”, dice Egbert, quien luego obtuvo una certificación avanzada de WSET.

Los "feos" comienzos de Kalimotxo

“El Kalimotxo se disfruta en España desde la década de 1920, pero no se hizo popular y no encontró su homónimo actual hasta la década de 1970, cuando se sirvió en un festival en Getxo, España [en] el País Vasco”, dice Egbert. Como muchos brebajes centenarios, la idea de mezclar vino con Coca-Cola era que la dulzura almibarada de la Coca-Cola enmascara los defectos del vino. Los defectos en el vino pueden deberse a un mal almacenamiento y a estar expuesto al aire (oxidado), a sobrecalentarse o simplemente a no estar muy bien elaborado.

“Los organizadores del evento tenían miles de litros de vino con un sabor desagradable y necesitaban una forma de rescatarlos. Para salvar el evento, decidieron servirlo con Coca-Cola, y al público le encantó ”, dice Egbert. La bebida lleva el nombre de uno de los organizadores del festival llamado Kalimero, o "Kali" para abreviar. “Se le conocía como un hombre poco atractivo, por lo que agregaron la palabra vasca para feo, 'motxo'”, dice Egbert. “Así nació 'kalimotxo'”.

Giros modernos en Kalimotxo

Los fanáticos del kalimotxo aprecian su simplicidad relajada y su perfil de sabor (dulce de Coca-Cola con un poco de acidez del vino tinto para equilibrar), así como su capacidad de beber baja en alcohol.

“Las bebidas con bajo contenido de alcohol alcohólico han ganado mucha popularidad en los últimos dos años, por una buena razón: son refrescantes, llenas de sabor y puedes tomar algunas sin ningún problema”, dice Egbert.

Nicole Battle, directora del restaurante DiAnoia & # 8217s Eatery de Pittsburgh, también probó su primer kalimotxo en el extranjero. Con el tiempo, un cóctel inspirado en Kalimotxo llegaría al menú del restaurante DiAnoia's Eatery, un restaurante italiano tradicional. "No estaba muy interesado en la idea de la bebida, pero pensé para mí mismo, cuando estaba en España", dice Battle. En DiAnoia's, la versión de Battle agrega un toque italiano: Fernet Branca.

“La combinación de Fernet, vainilla, café y crema de cacao es similar a la cola”, explica. Para agregar carbonatación, eligió Gragano Vino, un vino tinto espumoso similar a un Lambrusco tradicional.

Mientras tanto, Egbert abraza el calor tejano para su "toque" - kalimotxo helado. Eligió este formato “porque es divertido y caluroso aquí en Texas”, dice. Por supuesto, no es tan fácil como parece. “Para servirlo congelado, debes usar jarabe de Coca-Cola para obtener la textura y el sabor correctos”, dice, y agrega: “Al preparar bebidas congeladas, debes tener el contenido de azúcar adecuado o la bebida puede convertirse en hielo. Nuestra versión congelada es excelente, porque no es demasiado dulce y puedes probar los dos ingredientes principales ".

En cuanto a Battle, el atractivo es sencillo: "¿Quién sabía que algo tan simple y extraño podría ser tan maravillosamente refrescante?"

La receta de la tentación amarga

Crédito: DiAnoia & # 8217s Eatery

Desarrollado por: Nicole Battle
Fotos: Cortesía de DiAnoia & # 8217s Eatery

1 onza de café frío
¾ onza de Fernet Branca
¾ onza de sirope de vainilla
½ onza Tempus Fugit Creme de Cacao
1 onza de vino de Gragnano

1. Mezcle todos los ingredientes excepto Gragnano (o vino tinto espumoso) en un recipiente para mezclar.
2. Colar sobre un cubito de hielo de 2 pulgadas.
3. Coloca el vino encima.


La maravillosa y extraña historia de Kalimotxo y por qué a los bartenders les encanta

Hace años, estaba sentado en una cena elegante para periodistas que cubren el vino. Mientras el sumiller me servía una copa, una mujer al otro lado de la mesa opinó sobre los vinos de Borgoña "grandes y hermosos", y luego compartió con horror una práctica que había observado en el extranjero mientras viajaba por China: "Los están mezclando con Coca-Cola . "

Although not a Chinese drink, the woman was referring to a concept that has a massive following in Spain called kalimotxo.

Kalimotxo (pronounced and sometimes styled calimocho), is a two-ingredient “cocktail” consisting of a one-to-one ratio of red wine and Coke over ice. Originating in Spain in the 1920s, the sweet and easy drink is experiencing somewhat of a resurgence in the United States, with bartenders and wine experts introducing versions of the drink on menus anywhere from Pennsylvania to Texas.

This Is The Last Corkscrew You’ll Ever Buy

Rand Egbert, general manager of Kalimotxo, a bar in Austin, Texas, first encountered kalimotxo in Spain’s Basque region, while living with a friend’s family in Valencia. It would eventually inspire the name for his bar.

Being immersed in the local culture meant eating and drinking like a local, Egbert says. “Most days in the early evening, my friends and I would hang out in the beautiful old plazas in town — drinking, eating chips, olives, and cured meats,” Egbert says. “It was during this time that my friends and I would often drink kalimotxo. It was a perfect drink for that time of day, with snacks.”

If not kalimotxo, his friends would drink Tinto de Verano. “[It’s] the same cocktail, but with lemon or orange Fanta instead of Coca-Cola,” says Egbert, who later earned an advanced WSET certification.

Kalimotxo’s ‘Ugly’ Beginnings

“Kalimotxo has been enjoyed in Spain since the 1920s but it didn’t become popular and find its current namesake until the 1970s, when it was poured at a festival in Getxo, Spain [in] Basque country,” Egbert says. Like many century-old concoctions, the idea of mixing wine with Coca-Cola was that the syrupy sweetness of Coke would mask flaws in the wine. Flaws in the wine could stem from poor storage and being exposed to the air (oxidized), overheated, or simply just not being made very well.

“The event organizers had thousands of liters of wine with an unpleasant taste, and they needed a way to salvage them. To save the event they decided to serve it with Coca-Cola, and the crowd loved it,” Egbert says. The drink was named after one of the festival organizers called Kalimero, or “Kali” for short. “He was known as an unattractive man, and so they added the Basque word for ugly, ‘motxo,’” Egbert says. “Thus, ‘kalimotxo’ was born.”

Modern Twists on Kalimotxo

Fans of kalimotxo appreciate its laid-back simplicity and flavor profile — Coca-Cola-sweet with a bit of acidity from red wine for balance — as well as its low-alcohol drinkability.

“Low-ABV drinks have really grown in popularity in the past couple years, for good reason: They are refreshing, full of flavor, and you can have a few of them with no problem,” Egbert says.

Nicole Battle, front of house manager at Pittsburgh’s DiAnoia’s Eatery, also tasted her first kalimotxo abroad. Eventually, a Kalimotxo-inspired cocktail would make its way to the menu at DiAnoia’s Eatery, a traditional Italian restaurant. “I wasn’t super into the idea of the drink but I thought to myself, when in Spain,” Battle says. At DiAnoia’s, Battle’s version adds an Italian twist: Fernet Branca.

“The combination of Fernet, vanilla, coffee, and creme de cacao is similar to cola,” she explains. To add carbonation, she chose Gragano Vino, a sparkling red wine similar to a traditional Lambrusco.

Meanwhile, Egbert embraces the Texan heat for his “twist” — frozen kalimotxo. He chose this format “because it is fun and hot here in Texas,” he says. Of course, it’s not as easy as it looks. “To serve it frozen, you have to use Coke syrup to get the right texture and flavor,” he says, adding, “When making frozen drinks, you have to have the right sugar content, or the drink can turn to ice. Our frozen version is great, because it is not too sweet, and you can taste both of the main ingredients.”

As for Battle, the appeal is straightforward: “Who knew something so simple and weird could be so wonderfully refreshing?”

The Bitter Temptation Recipe

Credit: DiAnoia’s Eatery

Developed by: Nicole Battle
Photos: Courtesy of DiAnoia’s Eatery

1 ounce cold brew coffee
¾ ounce Fernet Branca
¾ ounce vanilla syrup
½ ounce Tempus Fugit Creme de Cacao
1 ounce Gragnano Vino

1. Mix all ingredients except Gragnano (or sparkling red wine) in a mixing vessel.
2. Strain over a 2-inch ice cube.
3. Float the wine on top.


The Wonderfully Weird History of Kalimotxo — and Why Bartenders Love It

Years ago, I was seated at a fancy dinner for journalists who cover wine. As the sommelier poured me a glass, a woman across the table opined about “big, beautiful” Burgundy wines, and then shared in horror a practice she’d observed abroad while traveling in China: “They’re mixing them with Coca-Cola.”

Although not a Chinese drink, the woman was referring to a concept that has a massive following in Spain called kalimotxo.

Kalimotxo (pronounced and sometimes styled calimocho), is a two-ingredient “cocktail” consisting of a one-to-one ratio of red wine and Coke over ice. Originating in Spain in the 1920s, the sweet and easy drink is experiencing somewhat of a resurgence in the United States, with bartenders and wine experts introducing versions of the drink on menus anywhere from Pennsylvania to Texas.

This Is The Last Corkscrew You’ll Ever Buy

Rand Egbert, general manager of Kalimotxo, a bar in Austin, Texas, first encountered kalimotxo in Spain’s Basque region, while living with a friend’s family in Valencia. It would eventually inspire the name for his bar.

Being immersed in the local culture meant eating and drinking like a local, Egbert says. “Most days in the early evening, my friends and I would hang out in the beautiful old plazas in town — drinking, eating chips, olives, and cured meats,” Egbert says. “It was during this time that my friends and I would often drink kalimotxo. It was a perfect drink for that time of day, with snacks.”

If not kalimotxo, his friends would drink Tinto de Verano. “[It’s] the same cocktail, but with lemon or orange Fanta instead of Coca-Cola,” says Egbert, who later earned an advanced WSET certification.

Kalimotxo’s ‘Ugly’ Beginnings

“Kalimotxo has been enjoyed in Spain since the 1920s but it didn’t become popular and find its current namesake until the 1970s, when it was poured at a festival in Getxo, Spain [in] Basque country,” Egbert says. Like many century-old concoctions, the idea of mixing wine with Coca-Cola was that the syrupy sweetness of Coke would mask flaws in the wine. Flaws in the wine could stem from poor storage and being exposed to the air (oxidized), overheated, or simply just not being made very well.

“The event organizers had thousands of liters of wine with an unpleasant taste, and they needed a way to salvage them. To save the event they decided to serve it with Coca-Cola, and the crowd loved it,” Egbert says. The drink was named after one of the festival organizers called Kalimero, or “Kali” for short. “He was known as an unattractive man, and so they added the Basque word for ugly, ‘motxo,’” Egbert says. “Thus, ‘kalimotxo’ was born.”

Modern Twists on Kalimotxo

Fans of kalimotxo appreciate its laid-back simplicity and flavor profile — Coca-Cola-sweet with a bit of acidity from red wine for balance — as well as its low-alcohol drinkability.

“Low-ABV drinks have really grown in popularity in the past couple years, for good reason: They are refreshing, full of flavor, and you can have a few of them with no problem,” Egbert says.

Nicole Battle, front of house manager at Pittsburgh’s DiAnoia’s Eatery, also tasted her first kalimotxo abroad. Eventually, a Kalimotxo-inspired cocktail would make its way to the menu at DiAnoia’s Eatery, a traditional Italian restaurant. “I wasn’t super into the idea of the drink but I thought to myself, when in Spain,” Battle says. At DiAnoia’s, Battle’s version adds an Italian twist: Fernet Branca.

“The combination of Fernet, vanilla, coffee, and creme de cacao is similar to cola,” she explains. To add carbonation, she chose Gragano Vino, a sparkling red wine similar to a traditional Lambrusco.

Meanwhile, Egbert embraces the Texan heat for his “twist” — frozen kalimotxo. He chose this format “because it is fun and hot here in Texas,” he says. Of course, it’s not as easy as it looks. “To serve it frozen, you have to use Coke syrup to get the right texture and flavor,” he says, adding, “When making frozen drinks, you have to have the right sugar content, or the drink can turn to ice. Our frozen version is great, because it is not too sweet, and you can taste both of the main ingredients.”

As for Battle, the appeal is straightforward: “Who knew something so simple and weird could be so wonderfully refreshing?”

The Bitter Temptation Recipe

Credit: DiAnoia’s Eatery

Developed by: Nicole Battle
Photos: Courtesy of DiAnoia’s Eatery

1 ounce cold brew coffee
¾ ounce Fernet Branca
¾ ounce vanilla syrup
½ ounce Tempus Fugit Creme de Cacao
1 ounce Gragnano Vino

1. Mix all ingredients except Gragnano (or sparkling red wine) in a mixing vessel.
2. Strain over a 2-inch ice cube.
3. Float the wine on top.


The Wonderfully Weird History of Kalimotxo — and Why Bartenders Love It

Years ago, I was seated at a fancy dinner for journalists who cover wine. As the sommelier poured me a glass, a woman across the table opined about “big, beautiful” Burgundy wines, and then shared in horror a practice she’d observed abroad while traveling in China: “They’re mixing them with Coca-Cola.”

Although not a Chinese drink, the woman was referring to a concept that has a massive following in Spain called kalimotxo.

Kalimotxo (pronounced and sometimes styled calimocho), is a two-ingredient “cocktail” consisting of a one-to-one ratio of red wine and Coke over ice. Originating in Spain in the 1920s, the sweet and easy drink is experiencing somewhat of a resurgence in the United States, with bartenders and wine experts introducing versions of the drink on menus anywhere from Pennsylvania to Texas.

This Is The Last Corkscrew You’ll Ever Buy

Rand Egbert, general manager of Kalimotxo, a bar in Austin, Texas, first encountered kalimotxo in Spain’s Basque region, while living with a friend’s family in Valencia. It would eventually inspire the name for his bar.

Being immersed in the local culture meant eating and drinking like a local, Egbert says. “Most days in the early evening, my friends and I would hang out in the beautiful old plazas in town — drinking, eating chips, olives, and cured meats,” Egbert says. “It was during this time that my friends and I would often drink kalimotxo. It was a perfect drink for that time of day, with snacks.”

If not kalimotxo, his friends would drink Tinto de Verano. “[It’s] the same cocktail, but with lemon or orange Fanta instead of Coca-Cola,” says Egbert, who later earned an advanced WSET certification.

Kalimotxo’s ‘Ugly’ Beginnings

“Kalimotxo has been enjoyed in Spain since the 1920s but it didn’t become popular and find its current namesake until the 1970s, when it was poured at a festival in Getxo, Spain [in] Basque country,” Egbert says. Like many century-old concoctions, the idea of mixing wine with Coca-Cola was that the syrupy sweetness of Coke would mask flaws in the wine. Flaws in the wine could stem from poor storage and being exposed to the air (oxidized), overheated, or simply just not being made very well.

“The event organizers had thousands of liters of wine with an unpleasant taste, and they needed a way to salvage them. To save the event they decided to serve it with Coca-Cola, and the crowd loved it,” Egbert says. The drink was named after one of the festival organizers called Kalimero, or “Kali” for short. “He was known as an unattractive man, and so they added the Basque word for ugly, ‘motxo,’” Egbert says. “Thus, ‘kalimotxo’ was born.”

Modern Twists on Kalimotxo

Fans of kalimotxo appreciate its laid-back simplicity and flavor profile — Coca-Cola-sweet with a bit of acidity from red wine for balance — as well as its low-alcohol drinkability.

“Low-ABV drinks have really grown in popularity in the past couple years, for good reason: They are refreshing, full of flavor, and you can have a few of them with no problem,” Egbert says.

Nicole Battle, front of house manager at Pittsburgh’s DiAnoia’s Eatery, also tasted her first kalimotxo abroad. Eventually, a Kalimotxo-inspired cocktail would make its way to the menu at DiAnoia’s Eatery, a traditional Italian restaurant. “I wasn’t super into the idea of the drink but I thought to myself, when in Spain,” Battle says. At DiAnoia’s, Battle’s version adds an Italian twist: Fernet Branca.

“The combination of Fernet, vanilla, coffee, and creme de cacao is similar to cola,” she explains. To add carbonation, she chose Gragano Vino, a sparkling red wine similar to a traditional Lambrusco.

Meanwhile, Egbert embraces the Texan heat for his “twist” — frozen kalimotxo. He chose this format “because it is fun and hot here in Texas,” he says. Of course, it’s not as easy as it looks. “To serve it frozen, you have to use Coke syrup to get the right texture and flavor,” he says, adding, “When making frozen drinks, you have to have the right sugar content, or the drink can turn to ice. Our frozen version is great, because it is not too sweet, and you can taste both of the main ingredients.”

As for Battle, the appeal is straightforward: “Who knew something so simple and weird could be so wonderfully refreshing?”

The Bitter Temptation Recipe

Credit: DiAnoia’s Eatery

Developed by: Nicole Battle
Photos: Courtesy of DiAnoia’s Eatery

1 ounce cold brew coffee
¾ ounce Fernet Branca
¾ ounce vanilla syrup
½ ounce Tempus Fugit Creme de Cacao
1 ounce Gragnano Vino

1. Mix all ingredients except Gragnano (or sparkling red wine) in a mixing vessel.
2. Strain over a 2-inch ice cube.
3. Float the wine on top.


The Wonderfully Weird History of Kalimotxo — and Why Bartenders Love It

Years ago, I was seated at a fancy dinner for journalists who cover wine. As the sommelier poured me a glass, a woman across the table opined about “big, beautiful” Burgundy wines, and then shared in horror a practice she’d observed abroad while traveling in China: “They’re mixing them with Coca-Cola.”

Although not a Chinese drink, the woman was referring to a concept that has a massive following in Spain called kalimotxo.

Kalimotxo (pronounced and sometimes styled calimocho), is a two-ingredient “cocktail” consisting of a one-to-one ratio of red wine and Coke over ice. Originating in Spain in the 1920s, the sweet and easy drink is experiencing somewhat of a resurgence in the United States, with bartenders and wine experts introducing versions of the drink on menus anywhere from Pennsylvania to Texas.

This Is The Last Corkscrew You’ll Ever Buy

Rand Egbert, general manager of Kalimotxo, a bar in Austin, Texas, first encountered kalimotxo in Spain’s Basque region, while living with a friend’s family in Valencia. It would eventually inspire the name for his bar.

Being immersed in the local culture meant eating and drinking like a local, Egbert says. “Most days in the early evening, my friends and I would hang out in the beautiful old plazas in town — drinking, eating chips, olives, and cured meats,” Egbert says. “It was during this time that my friends and I would often drink kalimotxo. It was a perfect drink for that time of day, with snacks.”

If not kalimotxo, his friends would drink Tinto de Verano. “[It’s] the same cocktail, but with lemon or orange Fanta instead of Coca-Cola,” says Egbert, who later earned an advanced WSET certification.

Kalimotxo’s ‘Ugly’ Beginnings

“Kalimotxo has been enjoyed in Spain since the 1920s but it didn’t become popular and find its current namesake until the 1970s, when it was poured at a festival in Getxo, Spain [in] Basque country,” Egbert says. Like many century-old concoctions, the idea of mixing wine with Coca-Cola was that the syrupy sweetness of Coke would mask flaws in the wine. Flaws in the wine could stem from poor storage and being exposed to the air (oxidized), overheated, or simply just not being made very well.

“The event organizers had thousands of liters of wine with an unpleasant taste, and they needed a way to salvage them. To save the event they decided to serve it with Coca-Cola, and the crowd loved it,” Egbert says. The drink was named after one of the festival organizers called Kalimero, or “Kali” for short. “He was known as an unattractive man, and so they added the Basque word for ugly, ‘motxo,’” Egbert says. “Thus, ‘kalimotxo’ was born.”

Modern Twists on Kalimotxo

Fans of kalimotxo appreciate its laid-back simplicity and flavor profile — Coca-Cola-sweet with a bit of acidity from red wine for balance — as well as its low-alcohol drinkability.

“Low-ABV drinks have really grown in popularity in the past couple years, for good reason: They are refreshing, full of flavor, and you can have a few of them with no problem,” Egbert says.

Nicole Battle, front of house manager at Pittsburgh’s DiAnoia’s Eatery, also tasted her first kalimotxo abroad. Eventually, a Kalimotxo-inspired cocktail would make its way to the menu at DiAnoia’s Eatery, a traditional Italian restaurant. “I wasn’t super into the idea of the drink but I thought to myself, when in Spain,” Battle says. At DiAnoia’s, Battle’s version adds an Italian twist: Fernet Branca.

“The combination of Fernet, vanilla, coffee, and creme de cacao is similar to cola,” she explains. To add carbonation, she chose Gragano Vino, a sparkling red wine similar to a traditional Lambrusco.

Meanwhile, Egbert embraces the Texan heat for his “twist” — frozen kalimotxo. He chose this format “because it is fun and hot here in Texas,” he says. Of course, it’s not as easy as it looks. “To serve it frozen, you have to use Coke syrup to get the right texture and flavor,” he says, adding, “When making frozen drinks, you have to have the right sugar content, or the drink can turn to ice. Our frozen version is great, because it is not too sweet, and you can taste both of the main ingredients.”

As for Battle, the appeal is straightforward: “Who knew something so simple and weird could be so wonderfully refreshing?”

The Bitter Temptation Recipe

Credit: DiAnoia’s Eatery

Developed by: Nicole Battle
Photos: Courtesy of DiAnoia’s Eatery

1 ounce cold brew coffee
¾ ounce Fernet Branca
¾ ounce vanilla syrup
½ ounce Tempus Fugit Creme de Cacao
1 ounce Gragnano Vino

1. Mix all ingredients except Gragnano (or sparkling red wine) in a mixing vessel.
2. Strain over a 2-inch ice cube.
3. Float the wine on top.


Ver el vídeo: Spanish Bomb. The Friday Cocktail (Agosto 2022).